HECHOS:
Cada una de estas enfermedades tiene sus propios desafíos únicos y no se pueden comparar entre sí. El hecho de que los científicos no hayan podido desarrollar una vacuna contra el VIH después de varias décadas no significa que hayan necesitado tanto tiempo para crear una vacuna contra el COVID. Tampoco significa que una vacuna producida más rápidamente sea de alguna manera fraudulenta o peligrosa.

El desarrollo de vacunas para algunos virus que causan enfermedades puede ser complejo. Por ejemplo, el virus que causa el VIH puede ocultarse y volverse indetectable para el sistema inmunitario humano, lo que dificulta enormemente la creación de una vacuna.

El resfriado común, por otro lado, puede ser causado por cualquiera de los cientos de virus diferentes, por lo que una vacuna para uno solo de ellos no sería muy efectiva.

FUENTE: https://www.hopkinsmedicine.org/health/conditions-and-diseases/coronavirus/covid-19-vaccines-myth-versus-fact (Medicina de Johns Hopkins)

Actualización 12 / 16 / 2021